Tipos de tratamientos de aguas residuales en la industria

Inicio » Tipos de tratamientos de aguas residuales en la industria

Existen distintos tipos de aguas residuales y, por tanto, diversos tratamientos. Desde las generadas en el hogar a las de la agricultura o la industria, las aguas residuales contienen elementos tóxicos que suponen un grave riesgo para la salud y el medio ambiente. La depuración de estos componentes conlleva una serie de tratamientos físicos, químicos y biológicos que eliminan los contaminantes del agua. Cada uno de estos tratamientos se realizan en las plantas de tratamiento de aguas residuales para garantizar su retorno al medio natural. 

Planta de tratamiento de aguas residuales

La UNESCO determinó en 2017 que el 80% de las aguas residuales vuelven al ecosistema sin ser procesadas para su depuración o reutilización. Este hecho tiene un gran impacto en el entorno, pues impide el ciclo natural del agua. Además, los vertidos hacen perder su valor al no poder ser reutilizadas e impiden, por la contaminación que producen, actividades humanas tan fundamentales como la agricultura y la pesca. 

Otros nombres que reciben las aguas contaminadas son aguas negras o aguas servidas. Sus componentes pueden variar al contener materia orgánica como residuos vegetales, animales, grasas y aceites, pero también materia inorgánica como químicos, plásticos y textiles. Otros elementos a tener en cuenta son los agentes microbiológicos. Por ejemplo, los virus y las bacterias presentes en las aguas fecales o las esporas de los hongos de las aguas industriales. Por su parte, las aguas grises o aguas procedentes de desagües (sin contar las del inodoro), son las que contienen pequeños residuos sólidos o detergentes. 

Todo este mapa da una idea de la complejidad del tratamiento de las aguas residuales y de la importancia de las plantas de tratamiento de aguas residuales en la actualidad. Ya en tiempos de los romanos se separaban las aguas grises de las aguas negras, pero es en la actualidad cuando, debido al gran desarrollo de las actividades humanas, se llevan a cabo procesos más sofisticados que se adaptan a leyes de tratamiento de aguas cada vez más exigentes. 

A este respecto, cabe destacar que algunas sustancias no pueden separarse por métodos convencionales,  se dan en alta concentración o presentan químicos. Por esta razón, es necesario distinguir a las aguas residuales domésticas de las aguas residuales industriales. Mediante su tratamiento físico y tratamiento químico es posible devolver a todas ellas sus características naturales.  

Las 3 etapas del tratamiento de aguas residuales

El tratamiento de aguas residuales industriales consta de 3 fases: primaria, secundaria y terciaria. Dentro de la primera, se puede contemplar una etapa extra, preliminar al tratamiento. 

Tratamiento primario

En él se separan los residuos sólidos o residuos gruesos. A tal efecto, es necesario realizar un cribado de las aguas. A través de filtros, rejas y bolsas de residuos industriales, se logra reducir la carga de los contaminantes. Esta manipulación de los cribados, la arenilla y los lodos ha de realizarse bajo las más estrictas garantías sanitarias. De otra forma, pueden desarrollarse, durante estas tareas, altas concentraciones de bacterias y hongos extremadamente perjudiciales para la salud. Sistema de bolsa industrial de sistema cerrado como Longopac  Fill solucionan este problema de forma sencilla, higiénica y eficaz. Estas bolsas cerradas para cribados permiten una conexión hermética a los puntos de descarga de las plantas de tratamiento de aguas residuales. De esta manera, se eliminan derrames, olores y se garantiza la salubridad de los profesionales del sector. 

Tratamiento secundario

Se trata de un tratamiento biológico en el que se transforma la materia orgánica en sólidos. De esta forma, su eliminación se efectúa con mayor agilidad. 

Tratamiento terciario

Imprescindible en los tipos de tratamiento de aguas residuales industriales. Es el tratamiento económicamente más costoso y en él se consigue depurar contaminantes como fósforo, nitrógeno, minerales, metales pesados, virus y compuestos orgánicos. En esta fase se realizan procesos de desinfección y microfiltración