Cómo funciona una planta de reciclaje de residuos

Inicio » Cómo funciona una planta de reciclaje de residuos

Poca duda queda ya en el ámbito industrial, empresarial y doméstico sobre la conveniencia de reciclar y sus beneficios. No obstante, poco se sabe sobre qué ocurre una vez hemos arrojado nuestros residuos a un contenedor de recogida selectiva o en un punto limpio. Reciclar no solo es importante desde una moderna perspectiva económica basada en el aprovechamiento de las materias primas, sino también como manera eficaz y necesaria de gestionar los materiales tóxicos y los residuos contaminantes.  Saber cómo funciona una planta de reciclaje de residuos resulta de vital importancia para entender la gestión racional de los recursos y valorar la dimensión de la huella ecológica de nuestro consumo. 

Plantas de reciclaje

¿Qué es una planta de clasificación de residuos? Esta pregunta puede responder a otras muchas relacionadas sobre el mismo acto de reciclar. ¿De verdad se gestionan correctamente los desechos que previamente seleccionamos e introducimos en el contenedor adecuado? Sin duda, reciclar es una acción efectiva que evita en gran medida la contaminación que producen los vertederos y es capaz de dar una nueva vida a latas, bricks, botellas de vidrio y plástico así como a los envases de cartón.  

Existe un protocolo muy claro y regulado por distintas normativas sobre cómo se lleva a cabo el triaje de residuos. Para empezar, antes de que los desechos lleguen a las plantas de clasificación de residuos se realiza un control de calidad de los materiales en el que se determina su composición. Esta actividad, que se denomina caracterización de residuos, corrige los posibles fallos que puedan darse en la recogida de los mismos. La caracterización también puede realizarse por un operario de una planta de reciclaje, ya que en estas también se generan los rechazos o residuos imposibles de reciclar como son el polvo, las colillas, las vajillas y productos de higiene personal entre otros. 

Entender cómo funciona una planta de reciclaje o planta de selección se puede hacer a través de un esquema en el que se describen las distintas instalaciones en las que se dividen los trabajos de reciclado: 

  • Área de recepción, donde se acumulan los residuos que se han transportado desde los contenedores de recogida. 
  • Línea de selección y clasificación, que se realiza mediante procedimientos mecánicos y manuales. En una cinta transportadora se separan los residuos de mayor volumen y mediante un trommel se dividen en 3 fracciones dependiendo del tamaño. Con procedimientos de aspiración se separan bolsas, films y otros plásticos mientras que con imanes e inducción la criba de elementos férricos de los simplemente metálicos. 
  • Área de prensado y embalaje, donde los productos ya separados se embalan. 
  • Área de rechazo
  • Área de almacenamiento, en el que se guardan los materiales ya separados y tratados para su traslado a factorías en las que se procederá a su reutilización. 

Ciclo del reciclaje

Conocer cómo funciona una planta de reciclaje ayuda a entender un primer paso en el que se sustenta la economía circular de reutilización de productos y materias primas. La ruta del reciclaje que parte de una selección previa de los residuos y su transporte a las plantas de reciclaje es la única manera de alargar la vida útil de materiales previamente manufacturados y que, de otra forma, no podrían aprovecharse. 

Al dar vida a nuevos productos, el reciclaje tiene un gran impacto positivo económico y medioambiental. Las emisiones de gases tóxicos a la atmósfera como el COse reducen así como el número de vertidos que contaminan suelos y acuíferos. El ahorro de energía y agua es evidente gracias la actividad de reciclaje, la cual es motivo directo de creación de nuevos empleos. Reciclar no solo comienza en casa o en el lugar de trabajo, sino que continúa con el conocimiento de cómo funciona una planta de reciclaje.