Los españoles tiramos a la basura 1,2 millones de toneladas de comida apta para el consumo al año. Un desperdicio de alimentos que, además de llevarnos a malgastar una cantidad ingente de dinero, es perjudicial para el medio ambiente. 

Una de las claves para atajar este problema –y con el objetivo de alcanzar el Residuo Cero– pasa por aumentar nuestros esfuerzos de reciclaje en el ámbito privado, y se extiende al sector retail. La gestión de los residuos generados por las distintas áreas de un supermercado puede llegar a convertirse en un gran problema; ya sea por exceso de envases o de residuos combustibles y comestibles. Siendo este el caso, existe una necesidad desesperada de que este tipo de establecimientos aumente sus esfuerzos de reciclaje, separando y clasificando sus desechos en origen.

Si lo trasladamos a una tienda de alimentación especializada, el problema puede ser aún mayor. Pues de ello puede depender que el negocio sea viable o no. Por ese motivo es preciso que sus propietarios revisen periódicamente sus prácticas y se esfuercen por encontrar soluciones que les permitan gestionar el desperdicio de alimentos de manera eficiente, siendo el vertedero su último recurso.

Impacto medioambiental

Según la FAO, se calcula que en España generamos 1.200 toneladas de emisiones de carbono derivadas del despilfarro de alimentos. Y desafortunadamente, el vertedero continúa siendo el principal destino de esta mala costumbre. Solamente aquí, la descomposición de este tipo de residuos genera gases de efecto invernadero que contribuyen al calentamiento global. Está claro que, para reducir de forma significativa esta huella de CO2, se debe hacer mucho más. 

“Los supermercados tiran a la basura el 2 % de sus productos frescos”, informe de Nielsen y Checkpoint para la Asociación de Empresas de Gran Consumo (AECOC). Teniendo en cuenta este dato, disponer de una estrategia eficaz y ambientalmente sostenible para la gestión de residuos en supermercados y tiendas de alimentación es un buen punto de partida para comenzar. 

7 Formas de Reducir el Desperdicio de Alimentos de los Supermercados

  1. Asigne un responsable de reciclaje. El primer paso es asignar a un miembro del personal como encargado de la estrategia de gestión de residuos en tienda. Uno de nuestros consultores LEAN le ayudará durante todo el proceso y se asegurará de facilitarle toda la información relativa a los sistemas de contenedores/cubos de basura: si están bien ubicados, uso correcto…; así como de otras posibles soluciones que le permitan optimizar, aún más, la gestión de residuos de su empresa.
  2. Identifique los flujos de residuos clave. Comience por realizar una auditoría gratuita de los flujos de residuos contactando con nosotros aquí. De esta manera, puede identificar todos sus flujos de residuos clave, cómo separarlos y cómo se pueden reciclar en origen correctamente.
  3. Use contenedores codificados por colores con un etiquetado claro. Esto mejorará el día a día del equipo y aumentará la tasa de reciclaje de la tienda. Si sus cubos/contenedores de residuos en tienda están claramente etiquetados y codificados por colores para los diferentes tipos de desechos, a su personal le resultará más fácil separar correctamente los residuos de alimentos.
  4. Valorice en origen los alimentos desechados. Los residuos orgánicos que se eliminan en tienda pueden ser tratados directamente allí mismo con un compostador industrial. De este modo, puede generar compost de calidad para distribuir en tienda y eliminar las emisiones de CO2 derivadas de los viajes a las plantas de compostaje, entre otros muchos beneficios.
  5. Reduzca el espacio ocupado por cajas de cartón vacías y otros embalajes. El espacio ocupado por embalajes y otros desechos voluminosos genera graves problemas en la logística interna en tiendas y supermercados. Las prensas y compactadoras de residuos pueden ayudarle a recuperar m2 y preparar los desechos para su posterior tratamiento en las plantas de reciclaje. 
  6. Eduque, eduque, eduque. Una vez detectados sus flujos de residuos e instalados los cubos en tienda, es momento de involucrar al personal en el proyecto. Cómo han de clasificar los desechos de su departamento y dónde deben vaciar sus contenedores cuando estén llenos, son algunos de los puntos que han de comprender para que el plan funcione. ¿Por qué no dar un paso más? Su consultor de LEANpio estará encantado de impartir una breve formación sobre la importancia del reciclaje y cómo hacerlo correctamente.
  7. Establezca un objetivo de minimización de residuos. Comparta sus objetivos medioambientales con su equipo y su consultor de LEANpio. Por ejemplo, ¿qué tal si fija la meta de reducir el vaciado de los cubos de fracción resto? ¿O si intenta alcanzar una tasa de separación de residuos del 95%? Aunque ya lo sabe, su consultor de LEANpio le ayudará a establecer objetivos alcanzables y realistas. Recuerde también realizar un seguimiento de su progreso a lo largo del camino.

Eduque a los clientes 

En ese mismo informe –donde participan más de 4.500 puntos de venta– el 75 % de los entrevistados señala a los clientes como causantes del desperdicio de los alimentos frescos por la manipulación que hacen en el lineal. Mostrarles las consecuencias de una mala manipulación de alimentos en tienda es fundamental para que comprendan el problema, y comiencen a tratar los productos de forma adecuada. Y esta responsabilidad de educar al cliente está en sus manos. ¿Por qué no probar una campaña en la tienda que destaque cuánta comida se desperdicia y qué se puede hacer al respecto?

Pero aún puede llevar su compromiso con nuestro planeta un paso más allá… Ayude a sus clientes a gestionar de forma responsable los residuos de alimentos en sus hogares. ¿Cómo? Imprima consejos sobre cómo congelar o guardar las sobras de comida en los propios envases de los productos. Los supermercados no pueden resolver este problema solos, pero cualquier iniciativa para reducir el desperdicio de alimentos merece la pena.

¿Es posible alcanzar el Residuo Cero? 

El desperdicio de alimentos es un problema difícil de abordar, pero si todos –productores, gran distribución/comercio tradicional y consumidores– ponemos de nuestra parte y trabajamos conjuntamente, los cambios a mejor serán realmente significativos. El desafío es grande, sí, pero implementando estas 7 buenas prácticas de gestión de residuos, los supermercados tomarán un camino más ecológico.

Si está interesado en soluciones innovadoras para gestionar y reciclar los residuos de su negocio de forma eficiente y sostenible, en LEANpio podemos ayudarle. Nuestro sistema de reciclaje en origen Longopac facilita la clasificación de los residuos de alimentos (y otros desechos), y es seguro para el medio ambiente, lo que lo convierte en la solución ideal para un supermercado o tienda. Para obtener más información, contáctenos hoy dejando sus datos en el formulario de contacto o llamando al +34 976 753 000.

Contacte con nosotros

    Estoy contactando con ustedes por: *

    He leído y acepto la Política de Privacidad.

    Sí, deseo recibir el boletín LEANpio con información de productos y las últimas noticias.