Las residencias luchan por controlar su propagación y eso pasa –entre otras medidas– por gestionar de forma más higiénica y segura el cambio de pañales. El sistema Longopac permite minimizar los contagios en residencias de ancianos.

El coronavirus COVID-19 se ha convertido en una pesadilla para las residencias de mayores. Las personas de edad avanzada representan al grupo más vulnerable de contraer este brote de coronavirus en su “versión” más agresiva. Si a este dato le añadimos la rápida y creciente propagación del virus, la preocupación va en aumento.

No obstante, las autoridades sanitarias hacen un llamamiento a la calma y recuerdan la importancia de poner en práctica las medidas de prevención prescritas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Sanidad para evitar nuevos contagios en residencias de ancianos y centros sociosanitarios.

Medidas para reducir los casos de coronavirus en residencias de ancianos

Los coronavirus se transmiten principalmente por las gotas respiratorias y por el contacto directo con las secreciones de personas infectadas. Pero también, una persona podría excretar virus en heces y/u orina sin tener resultados positivos en sus muestras respiratorias. Por ello:

  1. Se deben seguir los protocolos de descontaminación, mantenimiento y eliminación de residuos.
  2. Los residuos generados en la atención al paciente deberán ir cerrados en una bolsa aparte. En este sentido, evitar cualquier tipo de contacto con los desechos que pudieran estar contaminados –pañales, gasas, etc.– es fundamental.
  3. Se debe cumplir una estricta higiene de manos antes y después del contacto físico e higiene respiratoria.
  4. Toser o estornudar en el brazono compartir objetos que puedan contener secreciones (saliva, mocos).
  5. Cualquier persona con sintomatología o sospecha de estar enferma no debe acceder al centro.

El sistema de reciclaje Longopac minimiza los contagios de COVID-19 en residencias de ancianos

Longopac es un sistema de bolsa de basura continua diseñado para que el cambio y cierre de bolsa se realice sin entrar en contacto con la parte superior de la misma, “la zona más contaminada,” tras haber depositado un pañal en su interior. De este modo, se minimiza el riesgo de contagio de coronavirus COVID-19 y otras enfermedades entre los residentes y personal de las residencias de ancianos.

La gestión de residuos (pañales, residuos biosanitarios, desechos orgánicos, etc.) en residencias de la tercera edad, hospitales y otros centros de atención sanitaria es uno de los puntos clave para contener la propagación del coronavirus entre la población más envejecida. En este sentido, Longopac es una solución perfecta para combatirlo. Se trata de una sistema de que permite gestionar los residuos sin entrar en contacto con ellos.

El formato único de la bolsa de basura Longopac, un casete compacto de hasta 160 m de longitud (extremadamente fino y resistente), permite realizar el cambio de bolsa y cierre o sellado (con Pactosafe) desde el exterior, evitando cualquier tipo de contacto con los desechos por parte del personal del centro. Además, los derrames alrededor de la abertura se recogen en la siguiente bolsa. Todo esto reduce hasta un 90% el riesgo de contraer cualquier tipo de enfermedad causada por la gestión de residuos en el centro de trabajo.

Si quieres más información de Longopac, no dudes en contactar con nosotros llamando al +34 976 75 30 00, escribiendo a leanpio@leanpio.com (indicando en el asunto o cuerpo del mensaje la solución o soluciones sobre la que quieres recibir información) o mediante el cualquiera de nuestros formularios web (recuerda indicar en el campo comentario la solución o soluciones sobre la que te interesa recibir información). 

SOLICITA INFORMACIÓN

He leído y acepto la Política de Privacidad.

Sí, deseo recibir el boletín LEANpio con información de productos y las últimas noticias.